Ayer, 24 de octubre, se celebró el Día Internacional de la Biblioteca, tal y como viene siendo una costumbre en varios países desde 1997. La propuesta inicial se presentó como una manera de recordar la destrucción de la Biblioteca de Sarajevo, incendiada el 1992 durante el terrible y reciente conflicto de los Balcanes. En nuestro país, dicha iniciativa surgió de la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil, apoyada por el Ministerio de Cultura, y pretendía, sobre todo, subrayar la importancia de la biblioteca entre la ciudadanía como un lugar de encuentro entre lectores y la cultura en sí o, lo que es lo mismo, como un espacio de avance en la convivencia y pensamiento humano. En realidad, es una forma de insistir en el valor de la lectura y destacar la labor – muchas veces invisible y silenciosa – desarrollada por los bibliotecarios en el ocio, entretenimiento y formación de sus usuarios pero, por encima de todo, de personas.

pexels-photo-590493En esta ocasión, para conmemorar este día, Alejandro Palomas, ganador del Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2016 por Un hijo, y el ilustrador Manuel Marsol, ganador del Premio Internacional de Ilustración, han elaborado el pregón y el diseño del cartel distribuido entre todas las bibliotecas de España. A este gesto común se añaden múltiples y divertidas iniciativas locales y regionales.

En agosto de 1992, la Biblioteca de Sarajevo fue bombardeada durante la Guerra de Bosnia y ardió durante tres días. Pese a los muchos esfuerzos de vecinos y trabajadores de la propia biblioteca por impedir la catástrofe, se perdieron la mitad de los fondos. Murió el edificio – que sería reconstruido y volvería a abrir sus puertas tras la guerra-, pero nació imparable e indestructible el símbolo, lo que prueba la fuerza intangible de la cultura pese a los intentos de destrucción de la misma. 

El Día de la Biblioteca es, por tanto, un día para celebrar por todos aquellos que amamos los libros y este espacio tan mágico que los habita.

Silvia Villanueva Santander


Fotografía principal obtenida de Wikipedia, de la biblioteca de Sarajevo tras su destrucción en 1992.