A la hora de sentarse a realizar el arduo trabajo de escribir una novela, los escritores pueden elegir entre distintos programas para ayudarse más o menos a organizar todas las ideas que tienen en mente. No obstante, aunque todos tengamos en la cabeza el programa Word, la realidad es que existen opciones mucho más completas para el oficio del escritor. Una de ellas es Scrivener. 

8576415696_a00c4e3f8c_o
Fotografía obtenida en flickr, de Chris Lott. Sin modificaciones realizadas. 

Scrivener  es una herramienta que permite gestionar todas las fases en un proyecto literario, desde la simple escritura hasta la organización, desarrollo de esquemas por capítulos, boceto de la estructura, fichas de personajes, investigación de lugares y un largo etcétera. Además, a la hora de finalizar, te permite convertir el documento a muy distintas extensiones, desde los clásicos Word (docx) y pdf, hasta los formatos de ebook .epub o movi. 

Y es que Scrivener te ofrece muchas ventajas frente a un procesador de textos habitual. La más destacada es, probablemente, la posibilidad de escribir a pantalla completa, lo que nos ayuda a centrarnos en el proyecto y no distraernos con google y las redes sociales. Cuando entramos en la opción de pantalla completa, lo único que podrás hacer es escribir.

Como ya he comentado, otro punto a favor de este programa es la organización, y es que Scrivener te permite organizar la sinopsis y estructura de tu proyecto a través de un tablón a modo de pizarra de corcho con distintas notas organizativas a modo de posits. Puedes copiar, pegar, introducir fotos, hipervínculos a páginas web, etc. De este modo, toda tu información a sucio estará reunida en un mismo sitio, sin tener que disponer de dos documentos por separado para la redacción de la novela y las ideas. En Scrivener lo tendrás todo junto, organizado por apartados. También puedes incorporar una carpeta de investigación para realizar las búsquedas que necesites, ya que el programa se conecta directamente con la red. 

5171765778_239c899bfd_o
Fotografía obtenida en flickr, de Morten Oddvik. Sin modificaciones realizadas.

Por otro lado, Scrivener también te permite realizar copias de seguridad de aquellos párrafos o textos que mejor te hayan quedado, con el fin de poder recuperarlos si en una segunda vuelta decides que la nueva versión del texto no está a la altura de la primera. Además, con este programa se realizan copias de seguridad automáticas de todo el contenido, con lo que podrás escribir sin miedo a perder la información, incluso si el ordenador se te bloquea.

Como veis, las ventajas de este programa son ilimitadas. Si estáis pensando sentaros a escribir un proyecto literario, o bien una tesis o ensayo, os recomendamos echarle un vistazo a los vídeos y testimonios que encontraréis en su web. Si os gusta, podéis descargaros la versión de prueba de un mes, o comprar la versión definitiva por 45 dólares (unos 36 euros). Lo tenéis disponible para Windows y Mac en el enlace de la web. ¡Suerte con la escritura!

Cristina Pazos del Olmo


Foto principal obtenida en flickr, de Mehdi Kabab. Sin modificaciones realizadas.