El Día Mundial de las Personas Refugiadas se celebrará el próximo 20 de junio y, por este motivo, la ONG ACCEM en Burgos ha puesto en marcha una iniciativa en la que dar a conocer la situación de las 813 personas atendidas a lo largo del año en Burgos, así como de las 41 atendidas en los servicios de atención integral.

Esta iniciativa se enmarca dentro del comunicado que Accem hará público el día 20 y que se presenta bajo el título “Deshumanización y estigmatización que invisibiliza y normaliza la dramática situación de las personas refugiadas”. De la misma manera Accem reivindica a los gobiernos que se habiliten vías legales y seguras para «de alguna forma dignificar los procesos migratorios de las personas que tienen que huir de su país». En total 68 millones de personas han tenido que escapar de sus hogares y, de ellos, 25 millones de personas son refugiadas.

La agrupación de Accem en Burgos ha atendido hasta el mes de junio a 813 personas a través de los diferentes programas de atención que gestiona. De ellos el 40%, unas 332 personas, son solicitantes o beneficiarios de Protección Internacional. Los usuarios proceden de 56 nacionalidades diferentes donde las más numerosas son Venezuela, con 136 personas, y Colombia, con 120. En cuanto a personas con atención integral en los ocho pisos de acogida que tiene la entidad en la provincia se presta servicio a 41 personas de las 48 que se podrían atender. Además, se ofrece cobertura de alojamiento y manutención a otras 37 personas que esperan entrar en un sistema de acogida.” (El correo de Burgos, 18 de junio de 2019).

Para poder visibilizar una realidad que nos resulta cercana a través de los medios de comunicación, pero al mismo tiempo distante, se ha propuesto esta actividad “humanizadora” en la que los participantes se abren y dan a conocer sus vivencias.

Imagen 1El proyecto Biblioteca humana se ha creado con el objetivo de romper esas barreras invisibles que existen entre la población local y los “nuevos llegados” a tierras burgalesas. De este modo, los burgaleses podrán empatizar con personas de diferentes países y preguntarles cuestiones que puedan responder de primera mano. A través de esta comunicación directa y cercana, los ciudadanos de Burgos podrán conocer realidades a través de personas que se abren cual libros abiertos.

Estas personas solicitantes de protección internacional nos cuentan cómo han dejado todo atrás y, en muchos casos, han tenido que enfrentarse a situaciones traumáticas y, en ocasiones, peligrosas para poder llegar a un territorio desconocido en busca de una situación mejor y en una ciudad en la que buscar un futuro mejor. Aunque es cierto que, según manifiestan, encuentran en Burgos una ciudad amiga, tranquila y pacífica, no es menos cierto que tienen que empezar de nuevo una nueva vida, con nuevos objetivos, y lidiar con encontrar un sitio en la nueva sociedad de acogida.

La duración de las lecturas de estos “relatos de carne y hueso” tienen una duración de entre 20 y 30 minutos, en las que cara a cara, los ciudadanos de Burgos y cualquier persona que pase por la plaza de San Juan en Burgos, pueda conocer, reflexionar, empatizar y hacer las preguntas que les sean de interés y así descubrir cuáles son los motivos que les empujan a abandonar lo conocido por lo extraño.

Escuchemos, para poder comprender. Leamos, para poder aprender. Conozcamos, para poder hablar. Y mientras tanto, sigamos trabajando por una sociedad mejor y más igualitaria, en la que las diferencias nos acerquen.

María de Román Arenas 


Fotografía principal obtenida en AgendaBurgos.com