Título: Gente de paso

Autor: A.P. Bolívar

Género: Novela

Año publicación: 2016

Editorial: Alas Ediciones

Páginas: 188


Gente de paso es una novela que narra el viaje de un periodista en busca del rastro de Aurora Ríos, bibliotecaria y una influyente figura en el ámbito de la alfabetización tras la posguerra. En sus pasos se unen, también, los de Wenceslao Mendizábal, que perteneció a las Milicias de Cultura. En el libro se darán cita biografías, paisajes y fotografías que darán realismo a los protagonistas de la obra.

Si bien el verdadero protagonista de fondo es el periodista, aquejado de un cáncer que no terminamos de tener claro que quiera curar. Ya desde el primer capítulo sabemos que algo no anda bien, cuando está citado en el pasillo de Oncología. Pronto diversos síntomas irán mostrándose a lo largo de las páginas, recordando al periodista su caducidad, aunque hasta el final no es cuando reflexiona en alto sobre la misma.

En la novela se mezclan diversos estilos y elementos. Desde el periodismo de investigación hasta la biografía, pasando por la historia y el realismo. Además, la novela está plagada de anécdotas que relatan la vida de distintas personas que, como el nombre del libro indica, están de paso. Desde ex drogadictos enganchados a la lectura, fantasmas de antiguas profesoras rurales, guiños a la película del El resplandor en medio de una estación de esquí, misteriosas francesas lavando ropa y hasta la falta de consideración por la vejez en la pareja que come al lado, todos se dan cita dentro del pequeño intramundo de Gente de paso. Reflexivo, observador, ciertamente distante, nuestro periodista va describiendo sus encuentros con los distintos personajes secundarios que dan vida a la historia.

Gente de paso está escrita con el dominio de quien muestra fácil lo que es complicado, y es que se trata de una novela de fácil lectura por lo bien escrita que está. Cada capítulo sabe dejarte con el regusto exacto de quien quiere seguir leyendo, de quien se queda reflexionando sobre el significado de la anécdota del capítulo en cuestión. Todos somos gente de paso, nos recuerda el periodista al final, aquellos que se dan cabida en esta historia y él mismo. Es justo al final cuando nos recuerda esto y hace un cierre circular, comparándonos con las efímeras, insectos que solo llegan a vivir apenas unos días. El periodista lo dice sin tristeza, sin aparente emoción, como el que acepta el destino al que todos, tarde o temprano, estamos encaminados. Somos también gente de paso en el amor, algo que Wencelao y Aurora supieron bien cuando el franquismo les separó, algo que el periodista y su afición por las pelirrojas imposibles también conoce. El mundo que nos pinta Bolívar es el de brevedad, el de los encuentros y los desencuentros de la vida, el de las pérdidas. El mundo de la caducidad.

Sobre el autor

A.P. Bolívar comenzó a escribir poemas en la adolescencia, aunque él mismo los considera malos. Es un escritor de formación constante y cuya primera inspiración para la escritura viene del mundo de las mujeres. Escritor en los ratos libres y un gran lector de la literatura que no te deja indiferente, su autor favorito es Roberto Bolaño. En febrero de este año publicó su segunda novela, Heroica, también de la colección Alas, que narra la vida de una desaparecida.

Cristina Pazos del Olmo


Portada del libro perteneciente a la editorial Alas Ediciones.